La desesperación del inteligente

El otro día sentado en el sofá de mi casa disfrutando de los últimos momentos del día donde las niñas duermen y la madre pasa a ser tu mujer, en esos momentos donde el mundo se para y todo parece un paréntesis esperando la venida del día siguiente, donde el cerebro toma su descanso diario para dejarse llevar por las tonterías de la tele me pude dar cuenta cual idiotizada estaba la sociedad.

Y lo hablaba con mi mujer, al ver al Paqurrín en “el hormiguero”, y nos negamos a seguir viendo como un retrasado mental (o ese es su papel, a lo mejor luego es súper inteligente) era aplaudido por cualquier gilipollez que haga, se saca un moco y la gente aplaude, se tira un pedo y la gente aplaude, a este nivel de estupidez ha llegado la sociedad.

DJ en paro, profesionales de la música malviviendo y este desgraciado cobrando en discotecas un pastón, y encima ya nos canta y nos compone música, y uno se siente como que esto no funciona, que no puede ser que la sociedad se haya volcado tanto hacia la imbecilidad, me niego a pensar que vivimos en un mundo donde la gente demande al Gran Herman y se aburra con una buena película, que la gente esté atenta para ver como Mesi va conduciendo con su mujer para que le miren un grano en el culo y se vayan a mear cuando salen los problemas de los refugiados Sirios, me niego a pensar que los niños son tan tontos como a veces parece que lo son, incapaces de pensar por ellos mismos, drogadictos de la maquinita y el móvil, me niego a pensar que la cualidad para encontrar un trabajo es el dedo bobalicón y el amiguismo y no el esfuerzo, los estudios y la experiencia.

Y me niego, y sé que negándome me estoy autoengañando porque desgraciadamente nuestro mundo está podrido, donde los más tontos se han hecho con el poder, con el dinero mientras que los más preparados, los más cualificados se tiran de los pelos cobrando una mierda si es que la cobran, sentirse como los que mandan en este país ni saben inglés ni muchas veces saben hablar ni escribir correctamente mientras vemos rebuscar entre la basura para comer un Licenciado en económicas con 20 años de experiencia que tuvo la mala suerte de quedarse en paro en un ERE de esos maravillosos y tener una hipoteca a la cual no pudo hacer frente, es decir, la tormenta perfecta que ha hundido a la clase media de calidad de este país, y de gran parte del mundo.

Me siento atrapado, donde si quiero cambiar algo no cambio nada porque las elecciones y los votos son una engañifa, donde voto a uno y hace lo que le da la gana, voto al otro queriendo que cambie algo y se pone a regalar escaños como si tuviera la potestad de hacer con mi voto lo que le diera la gana… no señor Sánchez, yo le he votado a usted para que gobierne usted, no que coja mi voto y haga de él un mercado persa (podría pensar a quién voto a PSOE) y de aquel que ilusionado votó hace 8 años al PP convencido que aquello que Montoro nos contaba en sus entrevistas (y sino tirad de hemeroteca o de Youtube) de bajar los impuestos y el IVA quedó en un “hago lo que me da la gana y todo lo contrario” y encima, amnistía fiscal para los amiguetes y a la cárcel al autónomo que chuleó una factura.

Atrapado, en una oficina del paro sin derecho a trabajar, es más, PENADO en un país donde cuesta 300 euros trabajar, ganes o no dinero, y eso solo para empezar, país de subvenciones al inmigrante y mierda al español, tontos del independentismo que ciegos de ira no se dan cuenta que los chulean por familias como la Pujol, que menos el perro ha hecho de todo… y suma y sigue.

Me niego a pensar que seamos tan tontos, pero tontos de cabreo para darnos con mano abierta ¿es que nadie frena esto? ¿Es que nadie sale a la calle a decir BASTA? Que no hay porra policial para 35 millones de españoles cabreados pero no, solo sacamos nuestra mala leche cuando pierde nuestro equipo de fútbol, y la justicia actúa rápido y con contundencia cuando un titiritero se le ocurre decir que noseque de eta… pero pasan los años por miles cuando hay que meter entre rejas a infantas y ex ministros.

En fin, acabaremos nuestros días y todo seguirá igual, chuleando las pensiones (nos acaban de robar otros chorrocientos millones de la caja de las pensiones) y si esto no cambia, solo hay dinero para otros cuatro años más de marcha…

Pero no pasa nada, el Madrid del Ronaldo y el Barça del mesi, aunque sean los defraudadores de la seguridad social number one esos seguirán ofreciéndonos patadas y 12 tíos analfabetos corriendo detrás de una puta pelota por una cantidad igual a la de poder sanear la sanidad, la educación y hasta pagar la deuda con lo que nos deben.

En fin… será que exagero, el tonto soy yo y lo normal es descerebrarse viendo a paquirrin, aplaudirle cuando diga una de sus moñadas y hacerme una lobotomía frontal para quitarme 100 puntos de CI, que con 30 voy sobrado.